The New York Times recomienda visitar el Cementerio de la Chacarita

Por Nell McShane Wulfhart

Lo único constante en la Argentina es el cambio: los giros políticos de 180 grados ocurren con frecuencia y la economía se transforma de manera constante. En octubre, los argentinos expulsaron mediante su voto al partido de derecha que había estado en el poder durante cuatro años y lo remplazaron con el Frente de Todos, de izquierda, en unas elecciones que reflejaron la insatisfacción debido a la inflación y a otros problemas económicos. Sin embargo, los residentes de Buenos Aires están tan acostumbrados a este tipo de altibajos que la ciudad sigue adelante, sin importar qué pase, abriendo asombrosos restaurantes nuevos, inventando maneras distintas de mostrar la oferta vitivinícola siempre emocionante del país, desarrollando un entorno artístico excepcionalmente estimulante e ideando giros creativos para todas las tradiciones, desde los aperitivos hasta las librerías.

Libros y cuerpos

En el vecindario prometedor de Chacarita, hacé una parada en alacenes, una nueva cafetería con menús de desayuno, comida y cena y una estética de azulejos blancos que la vuelve moderna. Se sirve una buena selección de snacks, café fuerte, y vinos y cervezas locales. Después explorá el Cementerio de la Chacarita cerca de ahí (entrada libre), un cementerio enorme que es hogar permanente de luminarias como el cantante de tango Carlos Gardel, mausoleos hermosos (algunos de los cuales podrían contener a una familia pequeña), y un torrente de adornos que hacen de los senderos silenciosos un lugar fascinante que explorar. De ahí, caminas y tenés librerías muy interesantes, hasta alguna tiene su cafetería escondida, donde un sofá ancho y muchos sillones te invitan a tomar algún ejemplar de los estantes, que están llenos de todo tipo de libros, desde traducciones en español de Amoz Oz hasta una colección de fotografías afganas de Steve McCurry. Con el atractivo diseño de ladrillo y cristal, el patio soleado, los rincones acogedores, las revistas esotéricas y la buena selección de vinos, es fácil pasar toda la tarde aquí…