Buenos Aires, 16/10/2017, edición Nº 4065

Comunicado a la opinion pública – SOECRA

A través de sucesivas e insistentes presentaciones ante los organismos competentes, nuestra entidad sindical, en el transcurso de los últimos años, ha llamado la atención sobre los constantes destrozos y robos que son llevados a cabo en monumentos, jardines, placas, mármoles y construcciones de todo tipo en los cementerios de nuestra ciudad, como asimismo sobre el más absoluto estado de abandono y deterioro de las galerías de nichos y bóvedas de las mismas.

Sobre esto último es necesario señalar que en  cualquier galería de nichos de los cementerios de Flores y Chacarita puede advertirse lo denunciado,  por cuanto a los faltantes, hurtos y destrozos producidos por el vandalismo, se verifica la caída de mampostería, escaleras en mal estado de conservación e inundaciones, producto del elevado nivel de las napas freáticas, la cuales incluso ingresan e inundan los propios nichos de las galerías subterráneas.

No es muy diferente  el panorama que puede observarse en las calles o veredas de los sectores de bóvedas, muchas de las cuales se encuentran completamente abiertas, sin candados, con vidrios rotos y faltantes de toda índole en  su interior, a lo que se suman deficiencias edilicias por la falta de conservación.

Nuestra organización considera que han sido muchos los factores que han coadyuvado para que nos encontremos ante este estado de cosas en los cementerios públicos, pero sin duda alguna, si corresponde encontrar un denominador común con que cuadra calificar a esta situación, es el desinterés que han demostrado las sucesivas administraciones por cuidar y mantener los cementerios, que pese a los reclamos formales a los sucesivos Directores Generales, el principal argumento en respuesta fue la falta de presupuesto.

Hace unos días comenzaron distintas obras en el Cementerio de Chacarita. Las mismas no cuentan con los carteles reglamentarios indicando el objeto, método de contratación, profesional a cargo, repartición que la encomienda. Tanto los contribuyentes como los trabajadores desconocemos los alcances de dichos trabajos. Es de gran preocupación que los mismos no atienden las necesidades más urgentes que presenta el cementerio. Ante la falta de información oficial, corren los trascendidos que señalan un plan para demoler el perímetro del cementerio para la construcción de plazas. Esto se da de cara a la realidad, las rejas no son efectivas para contener el vandalismo y los robos, al tiempo que dejan a la vista externa la operatoria mortuoria que por sus características, sumado al decoro y preservación de la intimidad de los deudos, deberían preservarse. En el perímetro a demoler se encuentran además construcciones históricas, como las galerías 1 a 9 que datan de la época de la fiebre amarilla. Se afecta la seguridad, el derecho al descanso de nuestros difuntos, el patrimonio urbano y además la estabilidad laboral de muchos trabajadores.

En lo que atañe a los compañeros cuidadores profesionales y ayudantes que integran nuestra organización sindical y cumplen  funciones en los cementerios, el estado de cosas descripto ha influido de manera sustancial para la merma de sus ingresos, que se integran en forma exclusiva con los aranceles que perciben por el cuidado y  mantenimiento de los sepulcros, que abonan los contribuyentes que contratan sus servicios. No hace falta ser muy perspicaz para darse cuenta ante el calamitoso estado que presentan los nichos y bóvedas, los contribuyentes dejan de pagar el servicio de cuidado, no ya por circunstancias imputables al cuidador profesional, sino disgustados con el entorno en el cual descansan los restos de sus seres queridos.

Si a lo antedicho sumamos la intención de reducir el cementerio, las consecuencias son aún mayores. Cabe destacar además que dicha reducción implica menor disponibilidad de sepulturas y nichos para los habitantes de la ciudad. ¿Qué servicios le brinda el gobierno de la ciudad a los contribuyentes? Propiciamos la puesta en valor del Cementerio de Chacarita pero con un plan consensuado entre todos los actores y un desarrollo que contemple las distintas problemáticas que supone una actividad como la de resguardar los restos de nuestros seres queridos.

La situación descripta torna imperativo que por intermedio de la autoridad administrativa que corresponda, se proceda  a decretar el estado de emergencia en las necrópolis de la ciudad, así como también el gobierno nacional o los provinciales y municipales decretan las emergencias  en zonas geográficas o actividades que sufren devastaciones por acciones de la naturaleza o del propio ser humano, de tal forma que se destinen partidas presupuestarias urgentes para atender el estado de abandono de los mismos.

Domingo Petrecca, Secretario General – Sindicato Obreros y Empleados de Cementerios de la República Argentina – Ciudad Autónoma de Buenos Aires – 24 de junio de 2016.

Aguarde un momento...

Suscribase a nuestro Boletín

Si quiere recibir información de las actividades de Hernán S Vizzari, por favor envíenos su correo electrónico. Muchas gracias.