Juan Melé (1923 – 2012)

El artista Juan Melé, uno de los más destacados exponentes del arte concreto en nuestro país, falleció ayer a los 88 años en un sanatorio porteño donde se encontraba internado desde el martes pasado por una bronquitis.

Sus restos fueron inhumados ayer en el Cementerio de la Chacarita, confirmó a Télam Diana García Calvo, directora de la Fundación Mundo Nuevo.

«Estaba muy deteriorado, con artritis, usaba bastón y a veces silla de ruedas. El martes lo internaron por una bronquitis, y el jueves tuvo un infarto. Desde que murió Olguita, su mujer, a principios de 2007, se empezó a venir abajo”, reconoció García Calvo sobre esta figura clave de la historia del arte argentino.

Nacido en Buenos Aires el 15 de octubre de 1923, Juan Melé integró las vanguardias argentinas de los años 40 y expuso con los artistas de su generación adscriptos a la abstracción geométrica.

La vanguardia de los años 40 estuvo marcada por la aparición de la revista “Arturo”, en 1944, y por la “Agrupación Arte Concreto Invención”, en 1945, de la que se desprendieron la “Asociación Arte Concreto Invención” (1945) y el grupo ?Madí? (1946).

Además, estudió en París con Sonia Delaunay y compartió experiencias estéticas con George Braque y Max Bill entre otros artistas del siglo XX.

«Melé era un trabajador del arte concreto y como persona era un encanto, muy atento a todo. Le había legado a la Academia Nacional de Bellas Artes la tarea de armar la fundación que lleva su nombre. Su sobrino Carlos, el único familiar que tenía, será ahora el encargado de su obra», señaló la galerista.

De muy joven, Melé se acercó a la Asociación Arte Concreto-Invención, formada por Alfredo Hlito, Lidy Prati, Enio Iommi, los hermanos Lozza y Tomás Maldonado, entre otros, junto a quienes expuso.

Estos artistas postulaban la invención como creación pura, oponiéndose al primitivismo, el realismo y el simbolismo.
Posteriormente se fue a vivir a París y en 1955, ya de regreso en la Argentina, integró el grupo fundador de Arte Nuevo, por iniciativa de Aldo Pellegrini y Carmelo Arden Quin.

En 1957, fue nombrado por concurso Profesor Titular de la cátedra de Historia del Arte en la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón.

Después de otros viajes, entre 1974 y 1986, se instaló en Nueva York, en donde se dedicó a la creación y a exponer en forma continuada, sin dejar de hacerlo también en Buenos Aires. Luego, regresó a la Argentina y realizó una retrospectiva en el Museo de Arte Moderno en 1987.

Paralelamente a sus búsquedas plásticas, Melé publicó artículos sobre los aspectos que inquietaban a los artistas concretos.

Sus obras formaron parte del envío argentino a la II Bienal de San Pablo, (1953) y en 1955 integró la Asociación Arte Nuevo.

En 1997 recibió el Premio Alberto J. Trabucco, otorgado por la Academia Nacional de Bellas Artes, mientras que en 1999, editó sus memorias bajo el título La vanguardia del 40.

«Algunos dicen que si uno es pintor no puede ser otra cosa, y yo no lo entiendo así. Un artista puede encontrar motivación en la pintura, la escultura el dibujo. Y por ahora en el grabado todavía tengo mucho que hacer», apuntaba el multifacético artista en ese entonces.

Pocos días atrás (el 22 de marzo) había inaugurado en el Museo de la Universidad de Tres de Febrero (Muntref) la muestra “Juan Melé, pensamiento constructivo”, con 23 obras entre óleos, acrílicos, madreas policromadas del artista especializado en pintura, escultura y grabado. (Télam).-